ARTÍCULOS

La voz y los candidatos

Fecha 0000-00-00 00:00:00

La voz y los candidatos

 

Gaby Vargas

 

“No hay menos elocuencia en el tono de voz, en los ojos y en el aire del orador, que en las palabras que escoge”, ya lo decía Rochefoucauld en el siglo xvii.

 

         Esto viene a cuento porque los ciudadanos tendremos la oportunidad de ver un “debate” entre quienes desean dirigir el rumbo de nuestro país. No es poca cosa, ya que como dijo Leo Zuckermann, “se juega el futuro de México”.

 

         Por tal razón, los votantes tendremos la oportunidad de valorar una serie de puntos importantes que perfilarán, reafirmarán o, quizás, hasta cambiarán nuestra decisión el 1 de julio. Entre ellos, por supuesto, conoceremos con mayor detalle sus propuestas, la visión que tienen del país; pero, además, tendremos la posibilidad de acercarnos un poco más a la persona que hay detrás de cada candidato, más allá de la máscara y la imagen creada para los medios.

 

         Debemos estar atentos, pues en las micro expresiones que una cámara de televisión es capaz de revelar –si el debate se lleva a cabo sin telepromter– podremos descubrir la capacidad y velocidad de reacción, el dominio de los temas y la seguridad con la que cada candidato los presenta. De la misma manera podremos conocer mucho de ellos a través de algo muy importante por transparente y fidedigno que es, me refiero a la voz.

 

Sí, la voz. “La voz es el espejo del alma”, ya lo decía Galeno el filósofo griego. Si al escuchar hablar a una persona afinamos nuestro oído a lo que nos dicen el tono, el volumen y la cadencia, encontraremos la verdadera esencia de lo que nos quiere comunicar, así como de su carácter. La voz es incluso la clave de nuestra identidad, como afirma el doctor Morton Cooper, pionero en el estudio de la voz.

 

          Podría parecer exagerado, sin embargo, escuchar la voz es una experiencia neurobiológica. La gente reacciona visceralmente al sonido, sencillamente, nos gusta o no nos gusta. Así de simple es, mas esto siempre tiene consecuencias.

 

         Por la voz, podemos atraer a las personas o provocar que nos rechacen; y sólo, sólo nos escucharán si con la voz logramos cautivarlas. Lo cual cobra relevancia si tomamos en cuenta que hablamos alrededor de 80 por ciento del día. Muchas veces no atendemos el vasto lenguaje de la voz, porque la razón escucha a las palabras o bien, exige una respuesta. A esto se suma la cantidad de distractores del exterior.

 

 

 

         Una voz bien apoyada y proyectada contiene un gran poder. Basta ver a los predicadores charlatanes que salen en la televisión estadounidense; hablan con tal convicción y énfasis en la voz, que convencen a la gente de lo que sea, ya sea de donar dinero, aliviar un mal o levantarse de una silla de ruedas.

 

 

 

¿Qué refleja la voz?

 

La voz muestra infinidad de cosas que el espacio impide plasmar, como el estado de ánimo de una persona, su seguiridad, la confianza que tiene en ella misma. Las revelaciones que puede hacer son miles y las percibimos de manera intuitiva.

 

         Es un hecho que de forma inconsciente inmediata y automática las personas nos juzgan por como nos escuchan, después de haberlo hecho por como nos perciben visualmente. Si “sonamos bien” nos juzgarán como inteligentes, capaces,  confiables o exitosas; y todo  lo que digamos se percibirá bajo una luz positiva.

 

         Lo interesante es que la persona puede ser muy preparada, sus comentarios muy lúcidos y certeros, pero si su voz nos desagrada nuestros oídos pedirán un descanso.  

 

         Así que no perdamos esta oportunidad ciudadana que la democracia nos brinda; mentalmente bajemos el volumen a lo dicho para poder captar el metalenguaje, --lo que no se dice-- y así tomar una mejor decisión.

 

 

 

Foto: http://mujer.starmedia.com/imagenes/2013/08/Voz-atractivo.jpg

 

Comparte

Regístrate



Ingresa tus datos

Debes ingresar un correo

Twitter



Facebook



Esta Semana



LEER MAS

CONFERENCIAS


Conéctate...

¿Qué es la fuerza que nos impulsa?

¿Qué deseas? Parece una pregunta simple, mas no lo es. Tú y yo, como individuos, deseamos de manera inherente todo aquello que nos proporciona satisfa...

Karma E Intención