×

Artículos




Sólo le pido a Dios…

espiritu

Reservada y callada, servía los cocteles a todos los meseros que se lo pedían para llevarlos a las mesas; también tomaba las órdenes de los comensales, echaba la loza al lavavajillas, acudía a la cocina para recoger en la barra los platillos, hacía las notas... En fin, no paraba de trabajar arduamente. Mientras estábamos sentados un domingo a mediodía Pablo, mi esposo, y yo en la barra del restaurante, que a la vez hacía las veces de bar, pude ...

Leer Más

Regístrate



Ingresa tu E-mail

Twitter



Facebook



Esta Semana



LEER MAS

CONFERENCIAS


Conéctate...

Sólo le pido a Dios…

Reservada y callada, servía los cocteles a todos los meseros que se lo pedían para llevarlos a las mesas; también tomaba las órdenes de los comensales...

Hermanito